Francesca Woodman. Temporalidades en tensión

Francesca Woodman fue una fotógrafa estadounidense que formó parte de la generación de mujeres de vanguardia de los 70. Estas mujeres aportaron un punto de vista que cambiaron radicalmente la representación de la imagen femenina.

Después de 50 años, medio siglo después: ¿me siento una mujer igual de desgastada que Francesca?

Esta es una pregunta que me surge a partir de su obra, en la que busco relacionar mi contexto con el suyo. La producción de imágenes hegemónicas construyen ideas acerca de cómo deben representarse los cuerpos y borra las individualidades. Cada diseñadore es responsable de su objeto creado, es imposible de pensar la creación sin ideología.

Elijo estas tres fotos porque se relacionan en sus recursos y carácter de huella, que nos permiten conocer cómo Francesca se percibía y quería representarse. En ellas podemos observar cómo a pesar de ser imágenes fijas, también pueden construir temporalidades trasladando su marco socio-cultural tan distinto al de aquí hoy – léase el momento y el lugar de quien lee cuando lee- , adquiriendo un nuevo significado, actualizándose, pareciendo que podrían representar la imagen de un eterno sometimiento de la mujer frente a la imagen patriarcal, como si los años no fuesen a curar nada y solo dependiera de nosotres.

¿De qué manera logra que yo en 2020 llegue a esta conclusión? Francesca se vale de diferentes recursos para construir este agobio que nos inunda. Algunos de ellos son: juego de figura/fondo, el monocromático, punto de vista, texturas. El cuerpo busca formar parte de una espacialidad, se funde en su rotura, se desgasta con ella. El encuadre es preciso: la cámara se ubica en un punto específico, utiliza un tiro corto que fragmenta el cuerpo y selecciona una parte pequeña y particular parte del espacio. Todos estos recursos, a la vez nos ayudan a construir otro tipo más de temporalidad, que es la de la representación. Fácilmente podemos adentrarnos en la escena e imaginar los años que fueron deshaciendo ese espacio, marcando sus paredes, destruyendo sus estructuras y haciendo lo mismos procesos sobre el cuerpo de esa mujer a quien vagamente podemos ver su rostro.

Un registro que hagamos hoy en unos años puede cobrar otro tipo de dimensión ya que las temporalidades contextuales que se ponen en juego en cada obra van a ir variando y tensionándose cada vez, generando nuevas lecturas para ayudarnos a comprender el pasado y resignificar el presente. Hoy, desde el confinamiento por el COVID, imagino que registrar el propio cuerpo dentro de una pequeña habitación puede ser una manera de metaforizar como une se comprende dentro de esta circunstancia. Y quien sabe que tipo de pensamientos logremos generarle a quien las mire en un futuro…

Esta fotógrafa estadounidense me interpela directamente, y principalmente, me hace pensar desde dónde voy a posicionarme y cuales van a ser mis recursos para generar mis propios objetos audiovisuales.

Para quienes quieran conocer un poco más de Francesca, les recomiendo ver el documental Los Woodman (2010) de Scott Willis, donde nos acercamos un poco a conocer un poco más a fondo su contexto familiar y su proceso creativo.
Pueden verlo online en este link
Los Woodmans

Daniela Bruno
Docente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *